Leche de avena casera

Esta receta de leche de avena casera te va a encantar. Es nutritiva, fácil de digerir, super fácil de preparar y deliciosa. Con sólo 3 ingredientes tendrás una deliciosa leche de avena casera para compartir con los que más amas.

¡La verdad de la leche en mi vida!

En mi casa toda la vida tomamos leche entera de vaca, creíamos que era saludable, para tener calcio en los huesos y para crecer sanos y fuertes, crecimos con ella, no nos podía faltar en casa. Ya grande, empecé a sentir que no me sentaba bien y empecé a tomarla sólo ocasionalmente. Después, llegaron las modas sobre tomar leches vegetales. Me di cuenta que me sentaban mucho mejor que la leche de vaca. Sin embargo, a ciencia cierta no sabía bien qué pasaba en mi interior con la leche de vaca y la diferencia con las leches vegetales. Hasta hace un año leyendo el libro el Milagro Metabólico del doctor Carlos Jaramillo, un libro extraordinario y muy recomendado por si no te lo has leído, entendí por qué la leche de vaca y yo no éramos amigas. 

Para hacer el cuento corto, nuestro intestino puede asimilar la lactosa sólo si contamos con una proteína llamada lactasa, que ayuda a romper la estructura de la leche haciendo posible la asimilación de la lactosa, el tema aquí es que sólo contamos con la lactasa en nuestros primeros años de vida y para asimilar la leche materna. Es decir, una vez tenemos dientes ya estamos listo para dejar de consumir leche y además la proteína protagonista progresivamente la dejamos de producir. 

Esta información hizo click en mi cabeza, entendí que mi cuerpo, mi organismo, mi intestino no están preparados para asimilar los lácteos, armé un rompecabezas y pude comprender por qué los dolores en el abdomen cada vez que consumía leche de vaca, cólicos, alergias como acné, entre otros síntomas.

Por otro lado, Inicié un proceso de transformación, empecé a alimentarme de manera saludable y me dí cuenta que muchas de las leches de vaca o vegetales que venden en el supermercado son en su mayoría cargadas de azúcar por esta razón empecé a preparar mis leches vegetales en casa. Hoy quiero compartir contigo mi versión de leche de avena casera. Es muy fácil y te aseguras de que lo que estas consumiendo, es cien por ciento lo que quieres en tu alimentación. Manos  a la obra.

Ingredientes para la leche de avena casera

250 g de avena en hojuelas
1 litro de agua
1 cucharada de canela (Opcional)

Cómo hacer la leche de avena casera

En un recipiente coloca los 250 g de avena y agrega agua hasta que cubra por completo las hojuelas, deja remojando desde la noche anterior en la nevera, esto hará que la avena este mas suavecita y suelte mucho más. Una vez listo este paso, retira la avena del agua, esta agua la puedes tirar o regar las matas con ella. Aparte, en una licuadora, agrega la avena, un litro de agua fresca y una cucharada de canela, licúa y listo, leche de avena casera lista para tomar. Si quieres que la leche de avena quede más espesa la puedes calentar antes de licuar, dejas enfriar y por ultimo licuar, esto es opcional. Ya es según lo que te guste a ti. 

Es una leche que de verdad me ha encantado, te sirve para hacer tortas, pancakes, crepes, postres, o simplemente para acompañar tu café o té, es deliciosa no necesita endulzantes.  

Te invito a que cocines en casa. Es más rico y saludable. Déjame saber en los comentarios que tal te queda a ti.

¡Besos!

Continúa leyendo:
Galletas de avena y cacao caseras
Pancakes de auyama

Suplementos orgánicos

Envíos internacionales

Suscríbete a nuestro blog

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *